Vino Lambrusco precio y sugerencias.

Si te preguntan sin esperarlo qué es el Lambrusco, seguramente sepas decir acertadamente que es un vino típico italiano. Pero como no estás aquí para saber solo eso, voy a explicar más a fondo algunos datos e historias acerca de la uva y su vino al que da nombre.

 

Más vendido No. 1
Bautista Marti Vino Lambrusco Rosato Amabile - 0,75 l
  • Contiene dioxido de azúfre y sulfitos
  • Peso neto de 750 ml
Más vendido No. 2
Maestri Del Casale Lambrusco Galla Rosado - Paquete de 6 botellas de 75 - Total 450 cl
  • Cantidad 75 cl
  • Vinos importacion
  • Producto de Casa Vinicola Caldirola
Más vendido No. 3

Pues bien, el Lambrusco es una variedad de uva tinta que sirve para elaborar el vino Lambrusco, elaborado en Italia. La uva es originaria de las provincias de Módena, Parma, Mantua y Reggio Emilia. Como ya sabrás los Romanos eran grandes aficionados al vino, por lo tanto Italia, desde hace mucho tiempo tiene buena cultura de vino y poseen larga tradición de cultivo de vid.

 

Los tintos que se elaboran con esta uva son varios, pero los mejor valorados y más solicitados son los tintos espumosos y los ligeramente efervescentes (en el país de la bota llamados frizzantes). En Italia decir que tiene Denominación de Origen (D.O.) se dice Denominazione di Origine Controllata (D.O.C.), por lo tanto, cuando vayas a comprar o consumir en un restaurante un vino Lambrusco, intenta que posea esas siglas para asegurarte un mínimo de calidad, ya que un producto don D.O. exige que sea revisado y siga una serie de patrones controlados por un Consejo Regulador. Hubo un periodo de oro para el Lambrusco Dulce, cuando EE.UU. importó grandes cantidades convirtiéndolo en el vino más vendido. También durante esos años (1970-1980) se producían grandes cantidades de Lambrusco Blanco y Rosado, que se lograba reduciendo el tiempo de contacto de los hollejos del mosto.

 

Existen seis tipos de variedad de uva Lambrusco: Grasparossa, Marani, Maestri, Salamino, Montericco y Sorbara. La gran parte de los vinos Lambrusco están elaborados a partir de moras de una variedad de Lambrusco y la mezcla de otro tipo de uvas, como podría ser la Ancellotta, Marzemino, Malbo Gentile o Cabernet Sauvignon. Esta variedad de uva presenta la característica que las viñas están colocadas por encima del suelo para evitar la aparición de enfermedades para la uva. Aunque como característica de la uva la dulzura no es un punto fuerte, muchas marcas endulzan sus vinos fermentación para potenciar la dulzura. Si esta fermentación no se produce, se puede llegar a elaborar un vino seco de gran calidad, con ciertas notas de fresa y ligero amargor. De todas las variedades que menciono más arriba, la variedad más plantada tras un estudio realizado, hace poco más de quince años, determinó que era el Lambrusco Salamino.

 

Entre las variedades de Lambrusco existen tres niveles de sequedad/dulzura en la que los productores pueden clasificar sus elaboraciones. Estas son: Seco, semiseco/dulce o muy dulce.

 

Para maridar bien estos vinos no necesitas estrujarte mucho el cerebro. Solamente tienes que asociar una comida de la gastronomía italiana y añadirle este vino. Aunque si realmente quieres maridarlo bien, tendrás que saber qué tipo de Lambrusco has comprado y su nivel de sequedad, así que lo que aparentemente era tarea sencilla, acaba de pasar a complicarse de buena manera. De todos modos lo que te recomiendo es que compres/elijas un vino Lambrusco que tenga una Denominación de Origen, acuérdate que en Italia es D.O.C., que sea tinto, y que sea seco o semiseco. Una vez tienes un vino Lambrusco de estas características, tus platos de pasta, pizza o carne italiana pasarán a ser una auténtica delicia.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar